Ponerse en los zapatos del otro, buscar el acercamiento el lado humano, anteponer las personas a los procedimientos Las organizaciones están más interesadas en liderar desde la compasión. Para reinventar la forma de trabajar

Todos hemos sido golpeados por la crisis, el volumen de negocio ha bajado, muchas empresas han cerrado, despidos y recesión por todas partes,. Ello ha generado un gran dolor a todos: sanitarios, empresarios , empleados. Sin embargo ¿Cuándo fue la última vez que mostró compasión por un colega en el trabajo?

La compasión puede parecer un término exagerado para el lugar de trabajo. Después de todo, es una emoción típicamente asociada con la respuesta al sufrimiento de los demás. Sin embargo, la compasión sí juega un papel importante en el lugar de trabajo, especialmente para los líderes que atraviesan tiempos de grandes crisis, donde todos estamos más allá de nuestras capacidades y sufriendo todo este doloroso camino entre la incertidumbre, la pérdida y seguir trabajando.

Todos tenemos mucho en mente en el trabajo y sobre todo estabilizar el negocio, como reajustar la economía doméstica, y sobrellevar las pérdidas en salud, y quizas de algun familiar. Mucha presión, mucho en juego, malos tiempos. Todos estamos algo empanados, el rendimiento se ha desplomado ¡justo cuando es tan necesario!. Somos humanos, y a menudo, los héroes también necesitamos ayuda.

Para los líderes en particular, la compasión queda en segundo plano frente a las otras demandas del trabajo. La investigación lo confirma: la psicóloga Susan Fiske, de la Universidad de Princeton, descubrió que cuanto más poder tienen las personas en una organización, más distraídos, estresados ​​y menos observadores tienden a ser, lo que hace que sea menos probable que sintonicen con las preocupaciones de los demás. Sin embargo, es justo lo que necesita el momento actual. Basarse en la compasión. Clientes, trabajadores, directivos, funcionarios, todos estamos bajo mucha presión. Es ahora más que nunca el momento justo para trabajar la compasión. Liderar desde la compasión, y por supuesto, ser compasivos con uno mismo.

¿Qué hace la compasión en el lugar de trabajo?

La compasión a menudo se ve como un ideal altruista y difícil de conseguir, cultivado por santos cristianos y monjes budistas o como una respuesta poco realista de los ingenuos sentimentales o de buen corazón. Cuando lo vemos así, dice Lorne Ladner en The Lost Art of Compassion, «perdemos la experiencia del potencial transformador de uno de nuestros recursos internos más descuidados»

La mayoría de los líderes todavía están entrenados para liderar con la cabeza, no con el corazón. Están condicionados a poner el negocio antes que la benevolencia. El perfil público de un buen líder, parece ser que contiene atributos como «duro, decisivo, duro, rápido de juzgar, ultra racional y orientado a los resultados». La compasión no tiene lugar. Si bien el covid nos ha traído algunos cambios que nos obligan a cambiar el paradigma del liderazgo. Toca ser más benevolentes.

¿Qué dice la investigación sobre la compasión?

Se está investigando en múltiples instituciones. La investigación del Greater Good Science Center ha encontrado que cuando se vuelve a conectar con su compasión innata, verá una conexión más fuerte con los empleados, lo que puede conducir a muchos resultados comerciales positivos. Liderazgo y la conexión de compasión En el libro «Awakening Compassion at Work», las autoras Monica Worline y Jane Dutton describen dos formas diferentes en que la compasión se manifiesta en las prácticas de liderazgo. Describen «liderar para la compasión» como acciones que los líderes toman cuando usan su posición o influencia personal para dirigir los recursos de la organización que alivian el sufrimiento. Por ejemplo, cuando los líderes sancionan el tiempo libre pagado por los empleados para ayudar a los voluntarios en proyectos de ayuda en desastres, están liderando la compasión. Liderar con compasión es un esfuerzo interpersonal entre un líder y un individuo. Uno lidera con compasión cuando está completamente presente con un empleado que recientemente sufrió una pérdida. Aunque es posible que no siempre pueda influir en el cambio organizacional debido a su rol de liderazgo en la empresa, siempre tiene la opción de mostrar compasión en un entorno individual

¿Líder compasivo?

Por cierto, ¿que quiero decir cuando hablo de compasión? ¿Qué es la compasión? ¿Qué significa ser un líder compasivo? ¿Cómo puedo inspirar a otros a crear una cultura más solidaria? ¿Ser más compasivo significa ser suave, diluir decisiones difíciles y diluir un enfoque sólido en los resultados?

Seamos realistas, no ha habido mucho espacio para la compasión en la mayoría de los lugares de trabajo,Ni para un estilo de liderazgo más emocionalmente inteligente, empático y afectuoso. Acostumbrados a concentrarse en sistemas, estructuras, hechos y cifras pueden sentirse mal equipados al viajar a este territorio relativamente desconocido. Aquí van algunas ideas sobre cómo detectar un líder compasivo. ¿Cuántos has visto en tu lugar de trabajo?

Convertirse en un líder compasivo es posible, con enfoque y esfuerzo. Vierto que no es para todo el mundo. como todo en la vida unos están más dotados que otros. Sin embargo, es un aspecto que en estos momentos hemos de cuidar si queremos que nuestros equipos (de los cuales dependemos) den lo mejor que tienen. Y sinceramente, el primero que tiene que recibir la compasión es uno mismo. Por eso es vital hacer una mirada interior primero, y ser honestos: no tenemos todas las respuestas, el mundo ha cambiado y hemos de re-validarnos de nuevo, en esta dura prueba.

¿Cómo es un líder compasivo?

Los líderes compasivos se sienten «sintonizados». Lo que dicen y hacen resuena, y siempre tienen tiempo para entablar conversaciones conectivas con los demás.

Los líderes compasivos manejan sus estados de ánimo. Saben que los sentimientos son pegadizos y usan emociones positivas para inspirar, no infectar a otros con sentimientos negativos y desmotivadores.

Los líderes compasivos anteponen a las personas a los procedimientos. Están dispuestos a dejar de lado o cambiar las reglas y regulaciones pasadas de moda o emocionalmente disonantes para el bien común.

Los líderes compasivos muestran una sincera y sincera consideración. Realmente se preocupan por el bienestar de los demás y tienen un lado humano que antepone las necesidades de los demás. Los líderes compasivos son conscientes. Están despiertos a sus propios sentimientos, conscientes del impacto que tienen en los demás y atentos y comprensivos con las necesidades de los demás.

Los líderes compasivos tienen esperanza. Mueven a otros apasionada y decididamente con una visión compartida que juega con el poder positivo, energizante y renovador de la esperanza.

Los líderes compasivos tienen el coraje de decir lo que sienten. Transmiten sentimientos, miedos, incluso dudas, auténticamente, lo que genera confianza y los hace accesibles.

Los líderes compasivos involucran a otros en un diálogo franco y abierto. Hablan con franqueza con la verdad, la humildad, el respeto y la convicción, y también hacen que sea seguro para los demás.

Los líderes compasivos son conectivos y receptivos. Leen lo que otras personas piensan y sienten. Esta conexión empática los mantiene en contacto y en sintonía.

Los líderes compasivos toman medidas positivas y afirmativas. Actúan compasión. No solo rinden homenaje a una causa, hacen una promesa, actúan y la cumplen.

¿Quiero ser feliz? Cultiva la compasión …

La compasión también tiene una motivación egoísta: “También existe la sensación de que es un estado mental que puede incluir un deseo de obtener cosas buenas para uno mismo”, que puede hacernos sentir bien y cuidarnos a nosotros mismos. Los budistas llaman a esta noción «autoestima». Nos recuerda el viejo adagio de que «para amar bien a alguien, primero debes amarte a ti mismo».

Estimulados por una serie de diálogos patrocinados por el Dalai Lama entre practicantes del budismo y psicólogos occidentales, varios investigadores líderes ahora están estudiando la psicología positiva de la compasión. Entre ellos destaca el Dr. Richard Davidson, director del Laboratorio de Neurociencia Afectiva de la Universidad de Wisconsin.

Los escáneres cerebrales profundos de Davidson de meditadores budistas utilizando M.R.I. y el análisis avanzado de EEG, confirman que la meditación fortalece las conexiones en aquellas partes del cerebro que calman los sentimientos como el miedo o la ira y ayudan a regular las emociones

La investigación de Davidson sugiere que la meditación regular puede «reconectar» el cerebro para dar mayor predominio a la izquierda «feliz», y que la compasión está conectada a generar sentimientos de felicidad. Cuando graficó las ondas cerebrales de un monje voluntario del Dalai Lama, se sorprendió al encontrar el nivel más alto de actividad jamás visto en áreas cerebrales asociadas con la felicidad y las emociones positivas que había visto.

¿Cómo llego a ser una persona compasiva?: meditando

William Mobley, director del Centro de Neurociencia de la Universidad de Stanford, definió al budismo (la meditación) como una práctica con excelentes métodos para autoinstrospección que pueden servir de mucho a la ciencia. “Todo depende de que la ciencia esté dispuesta a escuchar”, concluye.

Es muy recientemente que la ciencia ha logrado dejar atrás prejuicios contra áreas consideradas muy subjetivas (o muy religiosas) para dar paso a experimentos de laboratorio que analicen si la meditación produce cambios permanentes en las zonas del cerebro donde se reflejan los niveles de bienestar de la persona.
 
Los resultados de las primeras investigaciones apuntan a que sí existe una relación comprobable entre meditación y bienestar. En los próximos años, cuando se concluyan más estudios al respecto, es posible que los médicos tomen una postura más terminante a la hora de endosar la práctica de la meditación.

Si está interesado, amigo lector, déjanos un comentario y seguiremos escribiendo en este blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú