Los robots humanoides no suelen caerse. No por su agilidad de movimientos si no por que los ingenieros y los técnicos que los utilizan no suelen ponerlos en situaciones compromietidas, pero caer, se caen.

Lo habían probado todo. Los daños son tremendos, así que los expertos del
AIST (Instituto Nacional de Ciencias Industriales Avanzadas y Tecnología)  de Tokio decidieron finalmente ponerle airbag. no como el de los coches sino as bien como el que un motero puede adquirir por amazon y que serían activados mediante un sencillo acelerómetro. En esta ocasión, si bien el golpe desencadenó que una articulación mecánica se abollase y un conector interno se desconectara, el robot no sufrió daños relevantes.

Así, el robot pasaba de sufrir un doble impacto de 82-113 G (inicial) y de 40 G (en el rebote) a experimentar un impacto de meramente 23 G.

La investigadora principal, Shuuji Kajita, en declaraciones a IEEE Spectrum, explicó que ya están desarrollando un sistema de airbags específico para otro robot humanoideel HRP-5P, que debería estar listo para su presentación en la ICRA (International Conference on Robotics and Automation) que se celebrará el próximo mes de mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú