Tras la semana santa ¿estamos todos realmente descansados?,

Vivimos en un delgado equilibrio entre estabilidad economía, salud y felicidad. Si, la felicidad se evapora como humo…. ¿Cómo llevas la fatiga pandémica? ¿te gustaría mejorar tu calidad de vida?

No solo importa el dinero, claro… ¡a mi me importas tú!

El Producto Bruto Interno (PIB) per cápita ha sido a menudo utilizado como una medida para el bienestar general de las personas. El PIB todavía se utiliza como indicador clave para evaluar la salud de la economía de un país, pero en 1968 Robert Kennedy proclamo «Al producto bruto interno no le interesa la salud de nuestros hijos, la calidad de su educación o la alegría de su juego. No incluye la belleza de nuestra poesía o las fortalezas de nuestros matrimonios, la inteligencia de nuestro debate público, o la integridad de nuestros funcionarios públicos. No mide nuestro ingenio ni nuestro coraje, nuestra sabiduría, nuestro aprendizaje, nuestra compasión o el impacto en la comunidad o en el medio ambiente. Mide todo, en fin, excepto lo que hace que la vida valga la pena ser vivida.”

¿Qué pasaría entonces si enfocamos en construir sociedades y organizaciones que impulsen prosperidad, felicidad subjetiva, e impacto en la comunidad?

Todo esto es fruto tras realizar un proceso de crecimiento interior. Que muchos ya han realizado ¿Quieres ser mas feliz tú?

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú